La Conciencia de un Hacker.

Hoy han cogido a otro, aparece en todos los periódicos: "Adolescente Arrestado por Escándalo de Delito Informático", "Hacker Arrestado por Irrumpir en un Sistema Bancario". Malditos críos. Son todos iguales. 

¿Pero habéis visto alguna vez, con vuestra psicología de tres piezas y vuestro tecnocerebro de 1950, lo que hay detrás de los ojos de un hacker? ¿Os habéis preguntado alguna vez qué es lo que le motiva, qué fuerzas le han dado forma, qué le ha moldeado? 

Yo soy un hacker, entra en mi mundo. El mío es un mundo que comienza en el colegio. Soy más listo que la mayoría de los otros chicos, esta basura que nos enseñan me parece muy aburrido. Malditos subdesarrollados. Son todos iguales. 

Estoy en el colegio o en el instituto. He escuchado a los profesores explicar quince veces cómo se reducen las fracciones. Lo entiendo. "No, señorita Smith, no he expuesto mi trabajo. Lo tengo guardado en la cabeza...". Maldito crío. Probablemente lo ha copiado. Son todos iguales. 

Hoy he descubierto algo. Un ordenador. Un momento, esto mola. Hace lo que quiero que haga. Si comete errores, es porque yo la he fastidiado. No porque yo no le guste... O se sienta amenazado por mí... O piense que soy un listillo... O no le guste enseñar y no debería estar aquí. Maldito crío. Lo único que hace es jugar. Son todos iguales. 

Y Entonces ocurre... Se abre una puerta a un nuevo mundo... Corriendo a través de la línea telefónica, como la heroína a través de las venas de un adicto, se emana un pulso electrónico, buscaba un refugio ante las incompetencias de todos los días... Me encuentro con un teclado. "Esto es ... Aquí pertenezco..." Conozco a todo el mundo aquí... aunque nunca me haya encontrado con ellos, les dirigiese la palabra o escuchase su voz... Les conozco a todos... Maldito crío. Ya está enganchado otra vez al teléfono. Son todos iguales... 

Podéis apostar vuestro culo a que somos todos iguales... Nos han alimentado con comida de bebés en la escuela cuando queríamos filetes. Los trocitos de carne que nos dabais estaba pre-masticados y no tenían sabor. Hemos sido dominados por sádicos o ignorados por apáticos. Los pocos que tenían algo que enseñar encontraban en nosotros alumnos predispuestos, pero esos pocos son como gotas de agua en el desierto. 

Este es nuestro mundo ahora... el mundo del electrón y el interruptor, la belleza del baudio. Hacemos uso de un servicio ya existente sin pagar por algo que podría ser baratísimo si no fuera controlado por glotones acaparadores, y nos llamáis criminales. Exploramos... y nos llamáis criminales. Buscamos conocimientos... y nos llamáis criminales. Existimos sin color de piel, sin nacionalidad, sin prejuicios religiosos... y nos llamáis criminales. Contruís bombas atómicas, hacéis guerras, asesináis, nos engañáis, nos mentís y tratáis de hacernos creer que es por nuestro propio bien, aún así nosotros somos los criminales. 

Sí, soy un criminal. Mi crimen es la curiosidad. Mi crimen es que juzgo a la gente por lo que dice y piensa, no por lo que aparenta. Mi crimen es ser más astuto que vosotros, algo que nunca me perdonaréis. Si descubir algo que a esos putos mascos , no les gusta quieren poner precio a nuestras cabezas , dejemnos hacer lo que nos gusta , no se metan en nuestro camino, solo somos jovenes queriendo cambiar este mudno de porqueria, y no criminales.

Soy un hacker, y este es mi manifiesto. Podréis parar a este individuo, pero no nos podréis parar a todos... después de todo, somos todos iguales.

10:19